¿Qué puedes visitar?

Historia de Cartagena

El teatro romano fue construido en tiempos del emperador Augusto. En 44 a. C. la ciudad había sido elevada al rango de colonia romana, bajo el título de Colonia Vrbs Iulia Nova Carthago (C.V.I.N.C), y poco después, el emperador Augusto se lanzó a un ambicioso plan de romanización y urbanización de la ciudad.

La ciudad ya contaba con un gran anfiteatro, de época republicana, y ahora el emperador la dota de un gran foro y un teatro de grandes dimensiones.

El teatro fue dedicado a Lucio César y Cayo César, príncipes de la juventud y nietos de Octavio Augusto, cuyos nombres aparecen en dos grandes dinteles de mármol gris situados sobre los accesos oriental y occidental del teatro. Por esta razón, se sabe que fue construido entre los años 5 y 1 a. C.

Fue construido con diversos materiales: calizas y mármoles del Cabezo Gordo (Torre-Pacheco), areniscas de las canteras locales, y, destacan las columnas realizadas en travertino rojo de Mula, y muy especialmente toda la ornamentación escultórica del teatro que fue realizada en mármol pentélico blanco procedente de Grecia y muy posiblemente tallados en talleres imperiales en la propia Roma e importados expresamente a la ciudad para la construcción del teatro.

 

El Museo Foro Romano se erige como la entrada a uno de los mayores parques arqueológicos urbanos de España. A través de sus salas, donde se expone una cuidada selección de piezas, podrás conocer la larga historia del cerro del Molinete desde la actualidad hasta la antigua Carthago Nova. La visita culmina con el recorrido por importantes vestigios de la gloriosa época romana que invitan a pasear por ellos: la Curia o senado local con su pavimento ricamente decorado a base de mármoles; el Foro colonial, centro neurálgico de la ciudad, cuya distribución en varios niveles simbolizaba la jerarquía entre lo divino y lo humano; el Santuario de Isis donde se celebraban los cultos mistéricos a los dioses egipcios; las antiguas calzadas con las rodadas de los carros; las Termas del Puerto y su magnífico pórtico de acceso que conserva el suelo original; y para terminar el Edificio del Atrio, con sus altos muros y decoraciones pictóricas que trasladan a los grandes banquetes del imperio romano.

La muralla púnica de Cartagena es un yacimiento arqueológico del siglo III a. C. En ella, se pueden contemplar el primer encintado murario de la ciudad y uno de los pocos restos de construcciones defensivas púnicas que han llegado hasta la actualidad en España. La obra de ingeniería cartaginesa fue testigo de uno de los episodios más importantes de la Antigüedad en el mar Mediterráneo: la segunda guerra púnica.

La casa es una vivienda romana que data de finales del siglo I a.C. y que sabemos que fue abandonada en el siglo II d.C. Su extensión es de 204 m2. Este tipo de domus pertenecía a una familia acomodada y su estructura está compuesta por un atrio en torno al cual se distribuyen las distintas estancias, los cubicula o dormitorios, el triclinium para los banquetes, el tablinium o sala de representación, el hortus o jardín, y la zona de servicios o posible baño. En su interior además de las pinturas murales y los mosaicos, se han encontrado la vajilla doméstica, lucernas, objetos de adorno, pesas de telares etc.

Adosadas a la casa aparecen dos estancias que podían ser la cocina (culina) y una tienda (taberna), que solían encontrarse fuera de las viviendas para que los olores y el humo no penetraran en la casa.

En el interior se han encontrado abundantes restos pictóricos, realizados con la técnica del fresco, y que se organizaban por medio de un zócalo negro compartimentado por bandas amarillas y filetes blancos, paneles medios rojos separados por interpaneles negros decorados con elementos figurados: candelabros, faunos, danzantes y aves. En las zonas altas hay una especie de cornisa, toda la decoración es continua.

Recibe este nombre por la inscripción Fortuna propitia (Buena suerte), que se encuentra en un mosaico del suelo, nada más entrar por la puerta trasera de la casa. Se trata de un saludo de bienvenida.

Situado en el casco antiguo de la ciudad, probablemente uno de los templos del antiguo Foro, se data entre los siglos I y II d.C. Era la sede colegial de los augustales o sacerdotes que rendían culto al emperador Augusto, por lo tanto estamos hablando de un edificio de carácter público, utilizado como instrumento para difundir la ideología imperial. Se ha conservado parte de su rica decoración basada sobre todo en mármoles traídos de diferentes puntos del Imperio.

El templo poseía un patio de entrada, tras el que se disponía el templo. Atravesando un pórtico tetrástilo, accedíamos a una sala grande presidida por una escultura del Emperador sobre un pedestal. En los laterales encontramos dos ninfeos o fuentes decorativas, dos estancias que albergarían archivos y dos tabernas o tiendas, que nada tenían que ver con el templo.

El Museo Regional de Arte Moderno de Cartagena MURAM se inauguró en abril de 2009 en el remodelado Palacio Aguirre de la localidad murciana, un edificio construido en 1901 por Victor Beltrí en el espacio dejado por la desamortización de un antiguo convento. Entre los objetivos del centro figuran la investigación, la promoción científica y cultural, el desarrollo de programas de acción cultural y de divulgación del Museo y de la ciudad de Cartagena, la cooperación con otras instituciones museísticas nacionales e internacionales en el campo del arte moderno y la ampliación del patrimonio cultural de la región de Murcia.

El castillo de la Concepción o de Asdrúbal es una construcción medieval del siglo XIII o XIV enclavada sobre el cerro del mismo nombre que se alza sobre Cartagena y su puerto. Este castillo es el que aparece representado en el escudo de la ciudad.

La naturaleza de las primeras edificaciones sobre el cerro son algo inciertas. Según el historiador griego Polibio, sobre el cerro se alzaba en época romana un templo dedicado al dios Esculapio.

En la restauración reciente realizada en el castillo se descubrió que el primer piso del mismo se había construido reutilizando unas cisternas de factura romana, que podrían corresponder, bien al mencionado templo de Esculapio o a algún tipo de edificación del período bizantino.

El museo se sitúa en un túnel construido en la ladera del monte de la Concepción, uno de los tantos refugios antiaéreos construidos en la ciudad durante la Guerra Civil en respuesta a los bombardeos del bando sublevado. La causa de estos ataques era la condición de Cartagena de base naval de la escuadra republicana. Estos bombardeos eran indiscriminados, como demuestra la destrucción de la Catedral de Santa María la Vieja, y el mayor de ellos se produjo el 25 de noviembre de 1936, cuando la Legión Cóndor sometió la ciudad a un intenso ataque en el conocido como «bombardeo de las cuatro horas».

Fue en este contexto cuando se inició la construcción del refugio, al que se puede acceder desde la calle Gisbert, y que quedó inacabado al ser ocupada Cartagena el 31 de marzo de 1939, a pesar de lo cual llegó a tener una capacidad de cobijo para más de 5.000 personas.

En 2004 se abrió por fin al público, gestionado por el consorcio turístico Cartagena Puerto de Culturas.

Descarga tu guía y plano de Cartagena aquí

Actividades acuáticas

Desearás haber nacido pez para practicar buceo todo el año en la Costa Cálida, dada la extraordinaria biodiversidad de sus aguas, su excelente temperatura y su gran concentración de barcos históricos hundidos. Los fondos marinos de nuestra costa hacen de ella el mejor lugar de buceo del Mediterráneo según los expertos que practican uno de los deportes acuáticos más apasionantes, el buceo.

Cualquier día del año, en invierno y verano, bajo un cielo azul sin una nube, podremos aprender a navegar, de la mano de expertos monitores, en snipe, láser o 470, al abrigo de la costa y siempre en un mar muy seguro. Las aguas tranquilas del Mar Menor, sobre todo a primera hora de la mañana, convierten a este mar en la mejor escuela de Europa para el aprendizaje y la práctica de la vela ligera. ¿Quieres surcar las aguas a toda velocidad aprovechando al máximo la fuerza del viento? Entonces, el catamarán es tu embarcación. Diseñados para alcanzar una mayor velocidad media que los veleros monocasco pero sin comprometer su estabilidad, que se multiplica gracias a sus dos cascos. Los catamaranes te ofrecen la oportunidad de experimentar la emoción de volar sobre el agua, incluso con poco viento, y con completa seguridad. Ponte a prueba enfrentándote al esfuerzo de gobernar un catamarán y descubre a la vez el valor del trabajo en equipo. Todo un reto para amantes del mar, la naturaleza y la aventura.

El windsurf nos permite integrarnos entre el agua y el viento, en equilibrio con ellos, aprovechando sus fuerzas y energías. Y el lugar ideal para experimentar esa comunión con los elementos es el Mar Menor, donde los vientos son ligeros y medios. Poca profundidad, aguas tranquilas y de temperatura suave, además de su máxima seguridad, hacen que aprender a navegar en estas aguas sea un juego. Y cuando el Mediterráneo se enfurece y el cielo se cubre de nubes, entonces es el turno del levante. Pero dentro del Mar Menor estamos protegidos de la fuerza del mar y podemos seguir navegando.

El Mar Menor es sin duda uno de los mejores lugares del mundo para la iniciación al Kitesurf gracias a sus especiales condiciones naturales. Es un mar muy seguro, con poca profundidad y vientos no racheados. Disponemos de profesionales experimentados que ponen a tú disposición todo el material necesario para realizar la actividad. El Stand Up Paddle o SUP es un deporte emergente a nivel mundial. Cosiste en remar de pie encima de una gran tabla de surf. Aunque hay referencias antiguas, es una forma antigua de surf, y comenzó como una forma de navegar por los instructores para manejar sus grandes grupos de surfistas, el ir de pie en la tabla les dio un punto de vista más elevado, aumentando la visibilidad de lo que estaba pasando alrededor de ellos.

 

Surcar el Mar Menor y el Mediterráneo a bordo de un velero, disfrutando del sol y el viento mientras sientes el empuje del oleaje a tus pies, es otra de las apasionantes actividades que te proponemos desde Estación Náutica Mar Menor. Con nuestros servicios de chárter o alquiler de veleros, con y sin patrón, podrás aprender los fundamentos básicos de la navegación a vela mientras disfrutas de jornadas al aire libre; descubrir rincones inaccesibles tanto del Mar Menor como del Mar Mediterráneo, o emocionarte con espectaculares atardeceres desde la cubierta. Una de las muchas formas de disfrutar de nuestros dos mares en pareja, con la familia o rodeado de amigos. Además nuestras empresas asociadas te ofrecen la posibilidad de realizar prácticas de navegación para la obtención de los permisos necesarios para navegar con este tipo de embarcaciones.

Montar sobre una moto de agua será lo más cerca que estés de planear a ras del agua. Ya sea sobre un ágil monoplaza o sobre los estables biplazas y triplazas. La motonáutica en el Mar Menor se convertirá en una de esas experiencias que se recuerdan con excitación, alcanzarás velocidades impensables en cualquier otro mar, lo que asegura enormes dosis de adrenalina y diversión para todos los amantes de la velocidad.

Anímate a practicar el apasionante mundo del esquí acuático con nosotros, ya que aprender a esquiar sobre el agua es una práctica útil y sencilla. Si no tienes experiencia no debe ser una preocupación para ti, puesto que nosotros te enseñaremos lo imprescindible para que te diviertas y practiques este maravilloso deporte con total seguridad. Si de lo contrario eres un experto, no tendrás más que alquilar el equipo, o, si ya lo tienes, disfrutar del esquí como nunca antes lo habías hecho.

El skibus es una de las actividades más divertidas, no se necesita ningún tipo de preparación. A bordo de una banana e impulsado por una lancha a motor, tendrás que aguantar el mayor tiempo posible sin caerte.

El Flyboard es un nuevo deporte náutico. Una tabla bajo tus pies con dos potentes chorros hacia abajo te permite volar sobre el agua, sumergirte en ella, dar saltos como un delfín y hacer todo tipo de piruetas. El Flyboard es más fácil de practicar de lo que parece. Casi todo el mundo consigue volar la primera vez. No requiere fuerza física, sino equilibrio y, sobre todo, estar cómodo jugando en el agua.

Disponemos de embarcaciones con capacidad de hasta 100 personas para organizar fiestas, despedidas de soltero/a, empresas, etc… Además estas embarcaciones hacen excursiones marítimas con horarios programados durante todos los días en verano para descubrir el Mar Menor con rutas por las cinco islas, salidas al Mediterráneo para ver la Isla Grosa, etc.. Y en el puerto de Cartagena el catamarán Olé Olé

Recorrer en piragua el Mar Menor te ofrece muchas posibilidades: explorar alguna de sus cinco islas: Barón, Redondela, Sujeto, Ciervo y Perdiguera; visitar el Parque Natural de las Salinas de San Pedro del Pinatar; o cruzar alguno de los cinco pasos que unen el Mar Menor con el Mediterráneo. Aprende a desplazarte en canoa: una embarcación abierta, de origen canadiense, en la que te impulsas con una pala de una sola hoja. O bien prueba el kayak: embarcación de origen esquimal, prácticamente cubierta en su totalidad, donde vas sentado y avanzas con una pala de doble hoja.

Información sobre turismo náutico

Senderismo en Cartagena

  • Senderos señalizados Parque Regional de Calblanque.
  • Un paisaje espectacular desde el Monte Roldán.
  • PR-MU 115 Sendero del Agua. Perín.
  • PR107 Tallante.
  • PR106 Santa Barbara.
  • PR-MU 116 Sendero del Agua. Galifa –
  • La Muela.
  • PR15 Isla Plana-Rambla del Cañar.
  • PR12 Cuestas del Ceda Cero-Peñas Blancas.

Puntos de importancia

Distancia desde el apartamento

  • Cala Cortina: 2,5 Kms.
  • El Portús: 12 Kms.
  • La Manga del Mar Menor: 34 Kms.
  • Mazarrón: 39 Kms.
  • Murcia: 45 Kms.
  • Torrevieja: 60 Kms.

Aeropuertos

Distancia desde el apartamento

  • Aeropuerto Internacional de Murcia: 31 Kms.
  • Aeropuerto de Alicante: 85 Kms.

Estaciones

Distancia desde el apartamento

  • Estación de Tren: 500 m.
  • Estación de Autobuses: 450 m.
  • Renfe FEVE: 450 m.